ESPACIOS ZOMBI #1 | GORG

EZ01 gorg portada

ESPACIOS ZOMBI #1 GORG
2013 - 2014

Idensitat inicia un ciclo en el que se combina el recorrido a pie, exploratorio y comentado, alrededor de un barrio o de una zona que abarca distintos barrios, con una proyeción de vídeo y un debate. Lugares que por la confluencia de diversas circunstancias, todas ellas complejas y no siempre relacionadas, determinan un paisaje que se articula de manera desencajada.

La acumulación de diversos elementos como proyectos de reurbanización no finalizados, transformaciones drásticas tanto de los usos como de las actividades que se desarrollan, el letargo de numerosos solares con proyectos de especulación latente, los desplazamientos vecinales y los flujos migratorios, las historias de luchas y reivindicaciones locales, o los anhelos puestos en la construcción de una nueva imagen de ciudad; todos ellos y muchos otros que pueden caracterizar los elementos espaciales y relacionales de un lugar, a partir de la coincidencia de diversos proyectos y distintos momentos.

Estos espacios zombis, revividos por la confluencia de múltiples proyectos, muchos de ellos no finalizados o abortados por otros proyectos, otras políticas, otros intereses económicos, otras circunstancias externas de índole global; dibujan bastos paisajes urbanos que siguen funcionando con las desfiguraciones producidas por las voluntades de muchas personas o instituciones que quisieron darle una vida configurada a su propia imagen. La vida actual en estos lugares poco tiene que ver con alguna de las previamente imaginadas.

La zona de Gorg en Badalona en el área de la Barcelona metropolitana, y con motivo de la presentación del documental "Sin noticias de Gorg. El espacio zombi”, Idensitat inaugura este proyecto que tiene por objetivo detectar, investigar, recorrer y debatir sobre otros espacios zombi.


ACTIVIDADES REALIZADAS

EZ13 2
14.12.2013 Ruta comentada + proyección de vídeo + debate

11.15h Encuentro en el exterior de la parada de metro de Gorg. (Línea 10)
11.30h - 14.30h Recorrido a pie, comentado por Francesc Magrinyá y con la participación de Emili Ferrando (historiador), Teresa Vinuesa (presidenta de AV Gorg Mar) y Miguel A. Fornies (Jefe de prensa del Joventut de Badalona) que introdujeron aspectos locales.
14.30h - 16.00h Comida en un restaurante chino de la zona.
16.00 - 17.30h Proyección de vídeo y debate.  A partir del documental  "Sin noticias de Gorg. El espacio zombi", realizado por "Guillermo Cruz, Gaspar Maza, Francesc Magrinyà, en el marco del proyecto Import-Export de Idensitat. 
Lugar donde se realiza la proyección: Restaurante WOK. Av Maresme, 51, 08930 Sant Adrià de Besós


ESPAIS ZOMBI #1 GORG+
11.07.2014 Ruta comentada en el marco del encuentro de Arquitecturas Colectivas Barcelona 2014
19.12.2014 Espectadores en escena de un nuevo capítulo de Espacios Zombi.
Comentado por Gaspar Maza Gutierrez , Francesc Magrinya y miembros de la Asociación de Vecinos Gorg Mar Badalona. Realitzado en el marco del Taller de Espectadores del Festival Grec y previo al espcetáculo NERIUM PARK de Josep Maria Miró Coromina

IMÁGENES ESPACIOS ZOMBI #1 GORG+

[widgetkit id=11]


Espacio Zombi. Sin noticias de Gorg.
Vídeo de Guillermo Cruz, Gaspar Maza, Francesc Magrinyà, en el marco del proyecto Import-Export de Idensitat.

EZ14 2
Sinopsis
Las circunstancias que se han dado en el espacio del barrio del Gorg de Badalona lo han ido convirtiendo en un espejo de diferentes tipos de procesos globales y locales que se han ido dando de una forma simultánea, en este caso: la reforma urbana de la fachada marítima, la transformación post-industrial de la zona, el desarrollo dentro de este espacio de un importante enclave de negocios patrocinado por empresarios chinos, o el proyecto de una macro zona comercial y de ocio, tematizada entorno al basket.

Todos estos cambios hacen de este lugar una interesante encrucijada de situaciones y estrategias que nos recuerdan por un lado al personaje de “Gurb”, el extraterrestre protagonista de la novela de Eduardo Mendoza que tenia la extraña cualidad de adoptar el aspecto que le placía, y por otro lado a la figura del zombi, es decir ,la persona - en este caso es un espacio-, que es resucitado, que carece de voluntad y que se comporta como un autómata; un espacio zombi es así un espacio muerto que sin embargo se reanima por algún tipo de arte de brujería (proyecto) que tiene como fin último el de dominar su voluntad.

Participan
PABLO HERNANDO - PERE VAGUÉS - MIGUEL A. FORNIES - RICARDO SÁNCHEZ - MANUEL HERCÉ  - JUAN FELIPE RUIZ  - MUNTSA NISO  - LIDAN QI  - TERESA VINUESA  - EMILI FERRANDO  - GARY W. MCDONOGH

Con la colaboración

Museu Badalona  - Badalona Televisió - Generalitat de Catalunya. Departament de Cultura - Escola d'Art i Superior de Disseny Pau Gargallo - Hangar

Vídeo


Otros vídeos sobre la zona


 

IMÁGENES

[widgetkit id=9]


 

Espacio Zombi #1 Gorg
Crónica ilustrada a partir de la exploración urbana realizada el 14.12.2013


La ruta exploratoria de lo que denominamos "espacio zombi" congregó unas 50 personas en un sábado de diciembre para recorrer una zona, que a pocos kilómetros del centro de Barcelona, observa la menor densidad de población del área metropolitana, aunque colinda con dos de los barrios más poblados de Badalona, La Salud y Sant Roc. 

Allí donde confluyen las líneas 2 y 10 de metro Barcelona y la T5 y T6 del Trambesós, se acordó como punto de encuentro y línea de partida para iniciar la actividad. Los que acudieron a la cita, compartían una sensación de curiosidad y de deseo por participar en la experiencia de recorrer y conocer, pisando terreno, un lugar inhóspito del imaginario urbano barcelonés. El recorrido  programado por Idensitat, fue guiado  por varias personas que aportaron informaciones específicas, narrativas fragmentadas y subjetivadas a partir de haber analizado el lugar, de vivir en él, de trabajar en él, o de haber estudiado su pasado [img.1].

Inició el recorrido Francesc Magrinyà, urbanista y miembro del equipo de Idensitat que ha participado en la realización del vídeo, que se proyectó una vez finalizado el recorrido exploratorio. Empezó hablando de ejes, de conexiones, de vías, de límites, de proyectos fallidos, de incongruencias y tensiones entre lo local, lo metropolitano y lo extralocal. Primeros datos sobre como la modelación del territorio condiciona la manera de vivir en él, de usarlo, de sentirlo, de leerlo y de quererlo. Y este es básicamente un espacio proyectado, urbanizado y especulado, más que vivido [img.2].

La siguiente parada comentada fue en el Joventut de Badalona, donde Miguel A. Fornies su jefe de prensa, nos fue introduciendo progresivamente en los diversos espacios ocultos en el interior del pabellón olímpico de la pretendida capital catalana del basket. Lugares poco previsibles desde la cancha y su área pública. Espacios plagados de fetichismo histórico que suelen emocionar al guía y a los amantes del deporte, aunque difícilmente consiguen motivar a los "outsiders", que quizás en este caso eran los más numerosos. El grupo se deslizó lentamente por pasadizos, vestidores, sala de prensa, gimnasio, parking, emplazamientos que han sido testimonio de historias que nunca sabremos, y de otras que se repiten y se reconstruyen a partir de lo que el guía cuenta y lo que cada uno imagina [img.3-4-5].

El itinerario previsto podía parecer un recorrido turístico, y podría serlo, pero el objetivo era hilvanar algunos pedazos sueltos de un amplio escenario, para poder llegar a entender un poco la complejidad que supone un espacio zombi. El espacio zombi es aquel que se define mediante fragmentos ideados, que nunca llegaron a materializarse totalmente. Un espacio zombi es un lugar que revive de manera desencajada a pesar de los múltiples intentos de prefigurarla como algo articulado. En este caso es un lugar donde parte de lo vivido ha desaparecido, porque lo que se proyectó y, aunque de manera incompleta, ha transformado la zona llevándose con ello los hitos de la memoria que nos evocan las arquitecturas, que en este caso eran antiguas fábricas. La combinación entre lógicas especulativas, gestiones públicas arrastradas por intereses privados, la paralización de todo a raíz de la crisis, los flujos migratorios y la aparición de nuevas actividades, hacen de esta zona un lugar donde lo proyectado y lo construido condiciona las relaciones sociales. Un espacio zombi no es un espacio sin vida, es un espacio donde una forma de vida desencajada se reorganiza.

Posteriormente el grupo se dirigió al centro comercial Màgic, el reducto superviviente del ambicioso proyecto de crear el gran complejo deportivo, recreativo y comercial, una especie de parque temático del básket. Este centro es fruto de la ilusión de de capitalizar el baloncesto como proyecto de ciudad.  En un periodo de crecimiento,excedente crediticio y ambiciones constructivas, posibilitó que los terrenos municipales fueran cedidos al club Joventut de Badalona, a cambio de un canon que el club pagaría para fomentar el baloncesto de base.  Posteriormente el club ha tenido que desprenderse del 50% de las acciones que eran de su propiedad para poder hacer frente a los altos intereses. Todos estos pormenores están detallados en hemeroteca de la prensa local. Cruzamos el espacio del centro comercial en el que conviven tiendas de marcas globalizadas, bares y restaurantes, una multisala de cine y una una serie de pistas deportivas que gestiona el Juventut.[img.6].

El grupo se detuvo en uno de los amplios espacios interiores para comentar cosas sobre el lugar, cuando un "segurata" nos recordó que estábamos en un espacio privado donde no es posible caminar de manera agrupada y de golpe detenerse. Un grupo relativamente numeroso de personas que en un espacio público, o pseudo público, se para es más parecido a una manifestación, que a un colectivo ávido de consumir. Daría la misma impresión si el grupo estuviera corriendo [img.7].
Fuimos invitados a salir fuera, y de manera obediente el grupo se dirigió a la terraza, donde descubrimos que la misma es un potente mirador de gran parte de la zona que íbamos a recorrer. Desde ella vemos claramente el eje que conecta el centro comercial con el Port de Badalona. Más que un eje, se observa una gradación progresiva de espacio urbanizado a espacio baldío, donde los pisos de alto standing siguen pendientes de emerger, aunque se puede imaginar la magnitud de la obra soñada [img.8].

En este punto el historiador Emili Ferrando nos introdujo en la historia barrial apoyándose en los edificios, el monte, la autopista, las fábricas, todos aquellos elementos que condicionan y posibilitan la vida social del lugar. A partir de detalles concretos en la narración, la vista desde la terraza describe en 3D  lo que ha quedado después de numerosas luchas obreras, de movimientos vecinales, de negociaciones no siempre pacíficas  para la mejora de la calidad de vida de las personas. Alguien comentó que hay un excedente de centros comerciales, de la misma forma que hay excedente de pabellones deportivos. Todos sabemos que en este país se acumulan las carencias y las excedencias a partes iguales, y que en este momento las carencias son parte consecuente de excedencias producidas en otras etapas anteriores [img.9].

Dejamos atrás  el mirador del Màgic y nos adentramos por la zona de solares vallados, pendientes de urbanizar[img.10]. Primero visitamos la Associació de Veïns Gog Mar, donde nos esperaba Teresa Vinuesa, su presidenta. Tras su explicación entendemos muchas más cosas sobre este espacio, donde la combinación entre iniciativa, especulación y crisis, lo ha convertido en un espacio de letargo. Comentó que los políticos nunca les preguntaron y nunca les preguntan, por esto el hecho de que la prensa publique sus reivindicaciones todavía constituye un arma eficaz en este espacio de batalla. Nos habló también de lo complicado que resulta el movilizar las personas, de la falta de diálogo con la administración de turno, de las actividades que organizan, del envejecimiento de la población, de las ratas que salen de los descampados, de su dejadez, de lo poco que los políticos lo visitan y de la imposibilidad de realizar proyectos temporales que podrían dignificar estos espacios asilvestrados. Nos despidió con dudas sobre la eficacia de militar en una asociación de vecinos, pero nos confirmo su entusiasmo para seguir buscando estrategias más operativas [img.11].

Atravesamos un par de vallas, que ya habían sido previamente franqueadas, cruzamos terreno baldío hasta llegar a la vía de tren [img.12]. Debajo de las construcciones laterales de lo que tenían que ser los muros de una idílica laguna, han encontrado refugio algunas personas  ocupando el espacio para vivir en él. En el proyecto inicial, la vía de tren tenía que flotar sobre el agua, y los barcos del puerto entrar hasta los patios traseros de los edificios de alto standing que se erigirían a ambos lados del estanque. A un lado de la vía del tren, la tierra ha sido removida para acoger el agua del embalse mientras la conexión con el puerto sigue pendiente. El lugar es idóneo para contrastar su aspecto actual con unas fotografías de principios de siglo pasado, cuando la industria de la zona estaba en su mayor apogeo. Emili las enseña al grupo y las compara con algunos restos de fábricas que todavía quedan en la zona [img.13-14].

Cuando uno se encuentra en este descampado todas las señales nos indican que nos encontramos en un punto típicamente periférico. Se podría pensar que este es el espacio genuinamente zombi, ya que se parece a los espacios abandonados que los zombis cinematográficos suelen agruparse a manera de comunidad. Este es un lugar absolutamente desarticulado, pero no hay que confundir, el sentido zombi lo da también el contexto, tanto el imaginado como el conjunto de cosas que aparentemente funcionan, o las que han dejado de funcionar [img.15].

Dejamos el eje perpendicular al embarcadero, en cuyo extremo opuesto se encuentra el barrio de la Salud y el Màgic, para partir hacia el lugar donde se escenifica la mayor transformación vinculada a los procesos de globalización. En una amplia zona que se encuentra en un lateral de este eje, lo que antes había sido un espacio de producción se ha convertido en un espacio de almacenamiento, venta y distribución de mercancías. La mayoría de propietarios son chinos, y los productos son de importación [img. 16]. En este momento el grupo decidió dispersarse,de manera que cada uno pudo visitar y circular libremente por los diversos almacenes-tienda de la zona. Los caracteres tipográficos que invaden con grandes rótulos las calles, nos certifican que el consumidor principal es el colectivo chino que se abastece para luego distribuirlo en pequeños comercios. Los que recogen el cartón sobrante de los embalajes de las mercancías suelen ser de etnia gitana, hacia el atardecer sus furgonetas y pequeños camiones circulan habitualmente por la zona. Los restaurantes de la zona también son de comida china, aunque en ocasiones suelen ser alquilados para celebraciones privadas. Aquella misma tarde, en uno de los restaurantes había una fiesta típica colombiana. Otras veces son gitanos los que lo alquilan, esto es lo que nos comentaron cuando buscábamos un lugar para comer y proyectar el vídeo. La tímida aparición de rótulos bilingües nos da a entender que la clientela empieza a diversificarse. Aunque aquí es muy distinto de los otros muchos bares de barrio que han sido adquiridos por propietarios chinos, donde la decoración del espacio permanece invariable y ni las tapas, ni el jamón, ni el nombre del bar, ni ningún detalle hace perceptible el cambio de dueño, excepto el mismo dueño que suele ser el camarero.

El grupo se  reencuentra finalmente en el restaurante Wok, en la calle que limita los municipios de Badalona con Sant Adrià de Besós. Estamos otra vez en otro espacio fronterizo, y suele ser en estos espacios próximos a los límites donde lo urbano adquieren una identidad difusa, aunque en este caso la buena comunicación viaria y la actividad comercial, lo ha reconvertido en un espacio de nueva centralidad. Después de una ruta de tres horas reponemos fuerzas con el nutrido bufete [img. 17]. El local es grande y está equipado con proyector y pantalla. Iniciamos la proyección del vídeo realizado por Guillermo Cruz, Gaspar Maza y Francesc Magrinyà. El título propuesto por Gaspar "Espacio Zombi. Sin noticias de Gorg", combina la esencia del lugar sobre el que distintas personas hablan y es un guiño al personaje marciano de la novela de Eduardo Mendoza -Sin noticias de Gurb-, perdido en las transformaciones provocadas con motivo de la celebración de los juegos olímpicos del 92. El vídeo nos presenta el lugar así como nuevos inputs, nuevas voces que nos dibujan la combinación de deseos frustrados, realidades y potencialidades [img.18-19].

Unos pocos acabamos en el puerto de Badalona, donde descubrimos que el restaurante chino Marina Palace se ha hecho con varios de los hangares, un espacio que puede acoger a más de 300 personas. Al día siguiente de nuestra ruta, en los periódicos, se publicó la noticia que el ayuntamiento estaba dispuesto a modificar la normativa urbanística de la zona, para poder construir pisos más pequeños, y por tanto más fácilmente vendibles. También se publicó que había aparecido un grupo inversor internacional interesado en todo ello [img. 20].

La exploración  de la zona del Gorg nos ha mostrado un espacio zombi por  estar en estado de especulación de forma permanente, zombi por inhóspito; zombi por tener una identidad difusa; zombi por estar vivo y muerto a la vez; zombi por haber sido construido a base de ideas fragmentadas y aisladas ;  zombi  por tener un cuerpo desencajado, en letargo y desarticulado,

ESPACIOS ZOMBI: CONTINUARÁ [img.21].


 

Proyecto: Idensitat
Texto: Ramon Parramon
Imágenes: Xavier Gil - Ramon Parramon
Vídeo: Guillermo Cruz, Gaspar Maza y Francesc Magrinyà

 


@IDENSITAT 2020