Camping, caravaning, architecturing
De Miquel Ollé y Sofia Mataix

En diciembre de 2010, en el marco del proyecto Ceci n'est pas une voiture, impulsado de manera conjunta por ACVic [Centro de Artes Contemporáneas], Idensitat y Can Xalant, se abrió una convocatoria pública en colaboración con el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. La convocatoria consistió en desarrollar dos proyectos en residència a dos centros diferentes: uno en la ciudad de Vic en colaboración con ACVic. Centro de Artes Contemporáneas, y otra en Mataró en colaboración con Can Xalant. Las propuestas enviadas a convocatoria tenían como condicionante la utilización de los dispositivos móviles (el Dispositivo Itinerante de Idensitat en el caso de Vic y el CX-R en el caso de Can Xalant), para desarrollar el proyecto.

Para la residencia en Mataró, y conllevando la utilización del CX-R, se seleccionó Camping, caravaning, arquitecturing de Miguel Ollé y Sofía Mataix, un proyecto que documenta y analiza de forma empírica y humana las arquitecturas generadas en los campings, donde cada usuario diseña, construye y personaliza el espacio según sus necesidades, teniendo en cuenta que las funciones primordiales son el ocio, el descanso y las actividades lúdicas y sociales.

Se puede afirmar que los espacios condicionan y modifican los comportamientos humanos, pero en este caso son los comportamientos los que modifican el espacio, ajustándose a las necesidades de cada usuario. El usuario se convierte en el arquitecto, en el diseñador. Esta libertad de acción que tiene da una gran variedad de actitudes, construcciones y formas de vida, que van desde el nomadismo al casi sedentarismo. La proximidad de las parcelas, el carácter abierto de los habitáculos y la actitud ociosa y relajada fomentan las relaciones sociales entre vecinos, y acciones que en la vida cotidiana se realizan en la intimidad se convierten en públicas y compartidas (comida, higiene personal , siesta, etc.).

La forma primigenia de la CX-R evoca la función para la que fue diseñada como expansión del museo, hace justicia a la idea de arquitectura modular, flexible y temporal.

En su primera fase, el proyecto funcionó como laboratorio de recolección y gestión de datos. Durante 30 días entre julio y agosto, el dispositivo itinerante de Can Xalant ha recorrido 2.974 km, visitando 15 campings de la costa Mediterránea, desde la Costa Brava hasta Cabo de Gata. 153 personas quisieron explicarnos cómo "se lo montan" y que es "arquitecturing". En la segunda parte, los datos recolectados se convirtieron en un vídeo documental.

El proyecto fue expuesto en la exposición Esto no es un museo. Artefactos móviles al acecho, una muestra comisariada por Martí Peran en ACVic. Centre d'Arts Contemporànies e itineró a otros países europeos a través de AC/E (Acción Cultural Española). Todos los casos de estudio que recopiló la exposición se editaron en el número 9 de la revista Roulotte.


@IDENSITAT 2020